Rivas Rock 2019

Logotipo Manerasdevivir.com

18 de febrero de 2019 | Publica tus noticias Demasiado valiente para el armario

Destacados
Carlos Chaouen
Entrevista por Rubén Rozas
Berri Txarrak
Gira por salas y gaztetxes de Euskal Herria
Enkarock
Nuevo festival en Karrantza (Bizkaia)
Narco. Nuevo vídeo y EP
Mi madre es una yonki
Kaotiko
Nuevo tema: Aleluya
Silenciados con Rober (Silencio Absoluto)
Crónica del fin de gira de Silenciados con el reencuentro con Rober
Belo Susodicho
Entrevista de Kike Babas y Kike Turrón
Kaotiko
Primeras fechas de la gira Aprende Violencia
From Rosendo to Rosendo
Documental Rosendo en Australia

Vídeos Recomendados
Morgan
So Payaso (versión Extremoduro)
The Locos
No sin pelear
Gospel Punk
Resistiré
Narco
Mi madre es una yonki
Milenrama
Libre y sin ti
Kaotiko
Aleluya
Malas Pulgas
Paralelos al cielo

Lanzamientos
Ya a la ventaKaotiko
Lipzia
Árida
Leize
Adiós Tequila!
...
Más información

19 Feb
Któlicos

22 Feb
Valdés
Kamikazes
Conciencia de Grillo

01 Mar
Nadye

22 Mar
Möndo Loco
Descartados

25 Mar
Vita Imana


Escuchas Recomendadas
KTólicos
Melómano + Ruidosos
Kepler
Kepler (EP)
Besos Robados
Curvas Peligrosas
Malas Pulgas
Paralelos al cielo
Yugular
Que corra la sangre (EP)
Activos Tóxicos
Esto es el mercado, amigo
Röber
Arenas Movedizas (LP)

Redes Sociales
Facebook
Twitter
YouTube

Enlaces a mano
Los Suaves
Especial
Clasificados para músicos

Grupos
1979 grupos
Uno al azar:
ALUSTYZA

Publicidad Mdv
Promoción efectiva en Internet. Consúltanos

Histórico
Mp3
Vídeos
Citas y cosas

Colabora
¿Quieres escribir algo? ¿alguna noticia?
Somos más de 250.000 usuarios únicos mensuales

Hasta siempre Enemigos


Aquí hay algunos artículos "post-mortem", cartas que escribió Josele y otras cosas interesantes.
Los Enemigos

Esta es la carta que dejó Josele Santiago para la gente que andamos por www.losenemigos.es.fm
Compadres: El sueño terminó. No puedo decir, afortunadamente, que exista un motivo concreto, pero llevo tiempo sintiendo fenómenos de acabose. Algo difícil de explicar pero que resulta casi palpable viene revoloteando entre los cachivaches del local de ensayo desde hace ya casi dos años. No puedo definirlo pero, desde luego, es hostil.
No es que sonemos mal (no peor que de costumbre, vaya). Nisiquiera nos hemos peleado.
Quizás es precisamente eso. Sonamos como siempre y nos sentimos incapaces de cambiar las cosas para hacerlo de otra manera. Supongo que hemos completado el circulo.
Los Enemigos Impera la diplomacia y las buenas formas, cuando hubo un tiempo en el que fui capaz de pelearme con mi mejor amigo para que la banda saliera adelante. Pero el corazon del problema, lo que nos esta avocando a un callejón sin salida, es que intentar algo así no tendría sentido hoy. Ya no se trata de cumplir o no cumplir: Todos, mal que bien, cumplimos. Y nos hemos ganado cada uno el derecho de hacerlo a nuestra manera. Por eso nos respetamos. Tu estilo no es algo susceptible de poner sobre el tapete. Lo tomas o lo dejas, pero no lo cuestionas. Así es como funciona esta banda.
Tenemos cuatro maneras muy distintas de sentir la música y mucho me temo que hemos abarcado todo el espectro sobre el que somos capaces de ponernos de acuerdo.
Pretender obviarlo y mirar hacia otro lado sería rendirse a la inercia y, con todo y con eso, lo único que conseguiríamos sería hacer del final un trance infinitamente mas triste y doloroso, si cabe. Prefiero mil veces la eutanasia. Se trata, ya digo, de conservar el respeto. Entre nosotros y hacia vosotros.
Quiero demasiado a Los Enemigos como para permitir que acabemos siendo algo así como un mero medio de subsistencia o una enfermiza negación emocional de lo evidente. “Antes morir que perder la vida”, que diría mi amigo Alberto Haro si aun siguiera entre nosotros, bendito sea.
Ha llegado, pues, la hora de la despedida. Y vive Dios que vamos a hacerla como es de ley: Con seis cojones mal contados y algún que otro inevitable moquillo...
Solo me resta deciros que, por mi parte, que la decisión ya estaba tomada cuando os presentasteis, y supongo que por eso me he mantenido siempre tan distante. Si he llegado a resultar borde alguna vez, aprovecho la ocasión para pedir disculpas. Solía pensar que por qué no habríais aparecido antes, que a buenas horas mangas verdes, y cosas así. Ya veís, de natural positivo que es uno. Sin embargo, hoy veo las cosas de otro modo, y la aparición del foro no puede antojárseme mas oportuna. Nos habéis regalado mucha vida en este último año tan aciago, tan enrarecido y tan triste para la banda.
Sólo quiero que sepáis lo mucho que os lo agradezco y que lamento de corazón no haber podido contar siempre con la infraestructura o la animosidad necesaria para ofreceros el espectáculo que sin duda alguna os merecéis.
Para terminar, y por si no hubiera quedado lo suficientemente claro todavía, precisaré que esta carta nace de una urgencia estrictamente personal, y que, en consecuencia, no la escribo en nombre de nadie que no sea yo mismo ni mucho menos como portavoz de la banda. Esto es solo mi punto de vista, a fecha de hoy.
En cuanto al futuro, me voy a dar el gustazo de citar de nuevo al ilustre RAMON, no sin antes haceros saber que estoy firmemente decidido a completar mi colección de botellitas de champú de hotel:

“No esperemos que sea definitivamente resuelta la incógnita porque, además de nunca ser definitiva la solución, perderemos lo único que tenemos: la tregua.”

Josele santiago.

"QUIÉN NOS VA A CANTAR MÁS NÁ…"
Emma.B.
Se van Los Enemigos y con ellos muchas cosas."¿Qué es el corazón más que una herida en plena hemorragia?", apuntaba Josele hace poco. No en vano estamos hablando sin duda de uno de los más transgresores y hondos letristas españoles de la última década, cantante de voz peculiar y expresiva modulación que le vuelve inimitable. Se van Los Enemigos y con ellos una manera castiza de entender el rock sin ataduras ni corsés. El tándem Josele-Fino, tan cómplices como divergentes durante diecisiete años de convivencia, brutales noches de farra e incontables días de locales de ensayo, camerino, carretera y estudio. Melodías para agnósticos, música sentida, el desgarro del grupo más representativo del rock madrileño que germinara en Malasaña. Siniestro Total, Jorge "Ilegal", Los Marañones, Rosendo o La U.V.I son compañeros de viaje que se rinden en halagos y cuyos proyectos y colaboraciones han formado un panorama necesario que pierde otra pieza, la más importante después de Leño y Burning.
Los Enemigos Se van, y con ellos unos de los directores más vigorosos gracias por supuesto a la aportación de Chema "Animal", que sustituyó a Artemio- el fundador de la banda- en los inicios y de Manolo Benítez, el cuarto enemigo desde las presentaciones de "La vida mata", su cumbre y obra maestra.
Conciertos que, al margen de los bajones provocados por la heroína en los momentos más negros de Josele, han dado de comer a la banda durante toda su carrera, porque nunca gozaron de un éxito en sus ventas. Nunca lo buscaron. Tampoco apostaron nunca firmemente por ellos. Y nos dejaron como no podía ser de otra forma con impresionante directo. Allí estábamos todos en su gira final que acabó abarrotando durante tres días la Riviera, la sala que tantas veces había escuchado en su corazón las guitarras desgarradas de himnos ya clásicos. Muchos cogían los coches desde cualquier parte de la geografía española o se desplazaban en autobuses para ir a despedir a sus "enemigos" sin importar la pesadez del viaje sólo con la idea de ser partícipes de tan histórica actuación. No faltaba nadie y se respiraba en el ambiente mucho más que el final de un buen grupo. Un grito ensordecedor que más allá de la pérdida anticipa un vacío. ¿Quién nos va a cantar más ná?
Hoy por hoy, tan sólo nos quedan sus trece discos - que no es poco- y esperar por sus proyectos individuales (diversas bandas para Fino, Chema y Manolo; las "coplas" de Josele seguramente en un registro diferente). Se han ido en un momento apropiado pero a todos sus seguidores nos han dejado con un sabor agridulce. Sabor agridulce porque ¿a quién no le ha hervido la sangre de vez en cuando?, ¿a quién no le aturde esta competición?, ¿quién no se entristece preguntándose porqué ha tenido que crecer? Maldita la hora. Los Enemigos se van y con ellos "todas las golondrinas" […]

ENEMIGOS, ADIOS AL ROCK
Ultimo concierto en Andalucía - Granada - Industrial Copera 8-03-02
Por Juan Ignacio Pérez - EFE Granada, 9 mar
La banda de rock madrileña Los Enemigos se despidió de Andalucía con un concierto en Granada que reunió a unas 1.200 personas que abarrotaron la sala Industrial Copera, incluido en la gira con la que cierran definitivamente su carrera después de diecisiete años inmortalizados en once discos.
Josele Santiago, voz y guitarra; Fino Oyonarte, bajo y voz; Chema "Animal" Pérez, batería y voz, y Manolo Benítez, guitarra, dijeron adiós a lo grande: con un memorable concierto en el que durante más de dos horas y media, -un tiempo inusual por lo generoso en la música en vivo de estos tiempos- repasaron lo mejor de su extensa producción que han reunido en su penúltimo trabajo discográfico, "Obras escocidas", que ofrece 37 temas, algunos ya, esenciales para la historia del rock español.
"Bienvenidos a la despedida", dijo Fino al inicio del concierto para saludar a los asistentes, entregados desde antes de que sonaran los primeros acordes, y muy conscientes de vivir un acontecimiento para el recuerdo que pusieron voz adicional al extenso repertorio que incluyó un breve apartado semiacústico y que concluyó con la arrasadora contundencia del rock.
Pero la salutación no fue la única paradoja de una noche en la que el concierto reveló que la despedida de Los Enemigos se produce probablemente en el mejor momento de la banda, que ofreció un extraordinario directo, liderado por Josele con una voz inconmensurable y una pose sobre el escenario superior.
Por deseo del grupo que así lo transmitió y con la aquiescencia del público que Los Enemigos lo impulsó, la noche de la despedida de Los Enemigos se convirtió en una fiesta amenizada con sus temas más célebres como "Fuagrás", "John Wayne", "Desde el jergón", "Septiembre", "Señora" -la versión de la original de Joan Manuel Serrat-, "Yo el rey", "Dentro", "Boquerón", "Por qué yo", "Que bien me lo paso", "No se lo cuentes" o "La cuenta atrás", entre muchas otras.
En perfecta comunión con el público, el grupo llegó a brindar literalmente por los asistentes como señal de agradecimiento por su apoyo a lo largo de su carrera, como expresó Fino, que intercambió con Josele guitarras para interpretar "Canción de cuna", la única concesión a su último disco "Obras escondidas", que como continuidad a su anterior trabajo recoge los temas menos conocidos del grupo. Hasta tres bises ofrecieron Los Enemigos, que como regalo y en plena apoteosis modificaron la composición habitual de la banda con Josele a la batería y "Animal" a la guitarra y voz para cerrar una noche que quedará para el recuerdo.
La gira de despedida de la banda, que comenzó el pasado 1 de marzo en Valencia, y que le ha llevado ya Barcelona y Murcia, proseguirá el próximo jueves en Vergara (Guipúzcoa) y al día siguiente en Santiago de Compostela para cerrarla el día 5 de abril en la capital de España, donde se dieron a conocer en el ya lejano 1985 al ganar el celebre Concurso Villa de Madrid.

MALDITA LA HORA
Por Rafa Quílez - Barcelona, 3 mar 2002 (EFE)
El grupo madrileño de rock Los Enemigos se despidió anoche de Barcelona con un memorable concierto que congregó a unas 1.800 personas, según la organización, incluido en su última gira.
Durante dos horas y media, Josele Santiago, voz y guitarra; Fino Oyonarte, bajo y voz; Chema "Animal" Pérez, batería y voz; y Manolo Benítez, guitarra, repasaron sus 17 años de trayectoria interpretando canciones incluidas en sus once discos en las que primó el contenido eléctrico.
Fueron 34 canciones, de "Fuagrás" a "La paella", con un breve apartado semiacústico -Los Enemigos nunca renegarán de la electricidad- en el que sonaron, con Josele alternando la guitarra acústica con la eléctrica, "Zumo de Kiwi", "An-tonio", "La otra orilla", "Miedo", "La carta que no" y "Ser humano".
Con anterioridad, el cuarteto había mostrado sus bazas con canciones como "Esta mañana he vuelto al barrio", "No amanece en Bouzas", "John Wayne", "Me sobra carnaval", "Qué bien me lo paso", "Desde el jergón", "¿Por qué yo?", "Boquerón", "Sr. correcto" y "Canción de cuna", cantada por Fino Oyonarte, que se volcará de ahora en adelante en su otro proyecto, Clovis.
Fue la única intervención en favor de su último disco, "Obras escondidas (1985-2002)", ese directo semiacústico grabado para recordar que la parte menos conocida de su repertorio no desmerece a esos grande éxitos que iban a sonar durante la noche, como bien dijo al inicio del concierto y como presentación Alex Calvo Sotelo, director de "Se buscan fulmontis", película musicada por el cuarteto de Malasaña.
Chema "Animal" Pérez jugaba con las baquetas, las lanzaba al público y miraba a las cámaras del programa "Sputnik" del Canal 33, que grababa para la posteridad la última actuación de Los Enemigos en Barcelona, una ciudad que los acogió como sus hijos dede 1986, cuando debutaron en el ya desaparecido Studio 54 como teloneros de Wilko Johnson y consiguieron que el público coreara la letra de "John Wayne".
Pasaban los minutos y el público iba comprendiendo la enormidad del drama: Los Enemigos se separaban y ésta era la última vez que iban a poder gozar en directo de un repertorio inigualable. Porque ésa es la injusticia: anoche sonaron una veintena de piezas, de las 34, que son verdaderos clásicos de la música popular española, lo que deja su legado en un punto y aparte. Casi nadie ha coleccionado tal cantidad de canciones que se incorporan a la memoria colectiva, y que ya no la abandonarán.
Y casi nadie, por no decir nadie, posee en estos momentos en directo la solvencia de Los Enemigos, un aspecto que quedó claro en la parte final del concierto.
Los Enemigos Tras un puente entre el apartado acústico y el resto con "Todo a cien", "Complejo" y "El ring", esa parte final quitó el hipo y colocó a Los Enemigos en ese pedestal que no todos han querido ver gracias a una explosión arrasadora de puro y moderono rock.
Fue el momento de "No se lo cuentes" -su mejor canción-, "Yo el Rey", "Señora", "Dentro", "Las tornas", "Brindis" -excepcional- y "La cuenta atrás".
En las tres sesiones de bises, una introducción intrumental, "Paracaídas", "Septiembre", "Sangre, sudor y chiclés de fresa", "Florinda" y "La paella".
Cantaba el público "el mundo gira y al caer, se muerde la cola. ¿Por qué has tenido que crecer? Maldita la hora", los versos centrales de la inmensa "La cuenta atrás", para dar sentido a la pérdida. Pero ya nada nunca será lo mismo. El mejor grupo en activo del país lo deja y habrá que buscar sustitutos, aunque de sobras es conocido que sólo serán sucedáneos. ¡Maldita la hora!

EL AÑO DEL ADIOS ¿QUE HARAN?
* Josele: seguirá "haciendo canciones, no se ni cuándo ni con quién las grabaré, pero el rock and roll estará presente, aunque de una forma más tranquila. Además, aunque nunca me ha gustado cantar, he descubierto esa faceta y creo que voy a tirar por ahí".
* Fino: se dedicará a producir y trabajará con su nueva banda Clovis, "más pop que Los Enemigos y con Cristina Plaza como cantante".
* Manolo: seguirá con su ya clásica gorra, melena y gafas de sol, y rescatará de "la nevera una bandita a la que no he podido prestar mucha atención, porque Los Enemigos me exigían todo mi tiempo, y aunque de momento decidí llamarla Freedom, creo que cambiará de nombre". (Nota: Manolo actualmente, Sept.2002, está de gira con Raimundo Amador)
* Chema: se va a dedicar al teatro. "Del 12 al 13 de junio estrenamos en la sala Pradillo la obra Reciclajes, en la que incluyo una parte musical, para no abandonar del todo esta profesión".

LOS ENEMIGOS DICEN ADIOS CON SUS "OBRAS ESCONDIDAS" Y NUEVA GIRA
Por Carlos del Amo - Rueda de prensa de despedida en Madrid
Madrid, 19 feb 2002 (EFE).-
La banda madrileña Los Enemigos ha decidido poner fin a más de 15 de carretera con un nuevo álbum, "Obras escondidas", y una gira de conciertos durante todo el mes de marzo, y lo hacen porque "estamos aburridos y tenemos ganas de emprender una nueva etapa", explicaron hoy sus componentes.
Ocurrió hace ahora diecisiete años. Los Enemigos ofrecieron sus primeros conciertos en la mítica "Vía Láctea" del madrileño barrio de Malasaña dispuestos a convertirse en los nuevos representantes del rock español y a tomar el relevo a Leño y Burning, lo consiguieron, pero "ha llegado el momento de poner punto y final, aunque es difícil porque es de lo que vivimos y nos gusta", dijo Josele.
Los Enemigos Los Enemigos nacieron cuando la llamada movida madrileña estaba en fase terminal y fue tras ganar el IX Concurso Villa de Madrid, cuando editaron "Ferpectamente", su primer álbum. Pero aunque aparecieron en la escena española como grupo de directo, no fue hasta el año pasado cuando editaron su primer disco grabado en vivo, "Obras escocidas", con 37 temas compuestos entre 1985 y 2000.
Pero en ese momento, "muchas canciones se quedaron fuera, temas que no solíamos tocar en directo y queríamos dejar constancia de ellos ". De ahí que los días 5 y 6 de diciembre de 2001 grabaran en Salamanca "Canciones Escondidas", con el que Josele, Fino, Chema y Manolo inician lo que será una larga despedida.
El día 1 de marzo actuarán en Valencia, el día 2 en Barcelona, el 7 en Murcia, el 8 en Granada, el 15 en Vergara (Guipúzcoa), el día 16 en Santiago de Compostela y el 5 de abril en la sala La Riviera de Madrid ofrecerán el que será el último concierto de Los Enemigos, "una fecha que será especial", no dudan en decir.
Si con "Obras escocidas" dieron un repaso a todo un paseo por "el rock and roll y el pop, pasando por el post punk y el rithm and blues", con títulos como "Antonio", "¿Por qué yo?, "Dentro", "Romance de valentía" y "John Wayne", ahora quieren "rendir un homenaje a los fans con canciones menos conocidas", como "Estás (cuando te vas)", "Suéñame", "Traspiés", "Miedo" o "La paella".
Fino Oyonarte (bajo), Chema "Animal" Pérez (batería), Manolo Benítez (guitarra) y Josele Santiago (guitarra y cantante) editarán también un DVD el próximo mes de marzo con este concierto de Salamanca e imágenes rescatadas de sus primeros tiempos y de otras giras.
Pero lo que tienen muy claro es que no van a abandonar la música. Joselé confesó que seguirá "haciendo canciones, no se ni cuándo ni con quién las grabaré, pero el rock and roll estará presente, aunque de una forma más tranquila. Además, aunque nunca me ha gustado cantar, he descubierto esa faceta y creo que voy a tirar por ahí".
Fino, por su parte, se dedicará a producir y trabajará con su nueva banda Clovis, "más pop que Los Enemigos y con Cristina Plaza como cantante".
Manolo seguirá con su ya clásica gorra, melena y gafas de sol, y rescatará de "la nevera una bandita a la que no he podido prestar mucha atención, porque Los Enemigos me exigían todo mi tiempo, y aunque de momento decidí llamarla Freedom, creo que cambiará de nombre".
El cambio más profundo lo experimentará Chema, que se va a dedicar al teatro. "Del 12 al 13 de junio estrenamos en la sala Pradillo la obra Reciclajes, en la que incluyo una parte musical, para no abandonar del todo esta profesión". Pero lo cierto es que Los Enemigos dicen adiós, aunque con " el orgullo" de que hay una "plataforma de músicos", en la que figuran bandas como Chucho o Los Planetas, y compositores como Mastretta, que "siguen nuestra línea independiente, incluso algunos como Individuos han recogido nuestro testigo", comentó Fino.

LOS ENEMIGOS "OBRAS ESCONDIDAS" (AL-KILO DISCOS, 2002).
El regalo de despedida de Los Enemigos
Todo lo bueno tiene que acabarse un día. De lo contrario, se perdería la frescura en las cosas, nada sería auténtico. Es una ley de vida. Pero lo difícil, lo verdaderamente sabio, es comprender que llega la hora de pasar página para que todo siga fluyendo. Sólo entonces el final le pertenece a uno como todos los demás momentos de una trayectoria. Poder decir libremente "se acabó" es el privilegio de quienes, contemplando el pasado sin lastre, se adentran en el futuro viéndolo venir desde la distancia.
LOS ENEMIGOS se despiden. Y lo hacen demostrando tal vez más que nunca que son ellos quienes han labrado su propia carrera, sin dejarse llevar nunca por el cómodo halago ni caer en la desesperación victimista. Corredores de fondo donde los haya, supervivientes de más de un holocausto generacional de rockeros y artistas, LOS ENEMIGOS se separan cuando gozan de un reconocimiento generalizado en el panorama de la música que se hace en España desde que llegaron la electricidad y las melenas.
¡Ole sus huevos! Tal vez haya a quien le resulte incomprensible; la explicación, si es que hace falta, la podrá dar seguro cualquiera de sus innumerables e incondicionales "fans": y es que ellos son así, siempre han sido así. Se van porque creen que es lo mejor para todos. No hay cansancio, algo difícil para quienes se han tirado más horas de su vida con un instrumento musical en la mano que con cualquier otra cosa. Y a estas alturas, después de quince años de andadura y una estrecha colaboración basada en la amistad y el respeto, aducir problemas internos está descartado de antemano. Problemas si acaso los tenemos nosotros, que nos habíamos acostumbrado a ellos y, una vez más, LOS ENEMIGOS nos han sorprendido, obligándonos a reprimir la tristeza para rendirles el homenaje que merecen.
Para más "inri", LOS ENEMIGOS se separan después de un año especialmente preñado de acontecimientos, que parece venir a resumir su largo historial como dueños de un sonido completamente original y ajeno a servidumbres de moda y mercado. En el 2001 han llegado a las tiendas dos recopilaciones de su obra, una de la etapa de Gasa, donde vieron la luz sus cinco primeros discos, y otra de la etapa de RCA-BMG, sello que editó los siguientes cuatro desde mediados de los años noventa. Estas ediciones han aprovechado el tirón de "Obras Escocidas, 1985-2000" (Chewaka, 2001), un doble cd grabado en directo con el que la banda ha conseguido no ya uno de los mejores discos, sino toda una reunión de músicos emblemáticos que certifican que esta banda es pieza fundamental que hace de puente entre el rock posterior a la "movida" y las nuevas generaciones del pop-rock nacional.
Se ve que los cuarenta temas del doble en directo no fueron suficientes para dar cabida a todo lo valioso de un largo elenco de temas que merecen un disfrute por separado. Hubo canciones que tuvieron que ser entonces sacrificadas. Esto es lo que nos ofrece ahora "OBRAS ESCONDIDAS" (Al-Kilo, 2002), el segundo y último directo de Josele, Fino, Chema y Manolo. El título y la estética de la portada insinúan que este disco no se entiende sin el anterior, pero no es simplemente una continuación de él. Es otra cosa. LOS ENEMIGOS se despiden con un regalo: quince temas menos habituales del repertorio de sus conciertos, obras un tanto "escondidas" en los recovecos de la larga producción enemiga pero que encierran una parte imprescindible de su identidad. Dedicados con especial cariño a sus seguidores, son también perfecto contrapunto de los del otro directo: muestran otras caras de una producción que resulta mucho más versátil que las clasificaciones habituales.
Los Enemigos En los nueve primeros cortes del disco Josele no suelta en ningún momento la guitarra acústica.
Acompañados de la cuidadosa orquestación que consigue el resto de la banda, estos temas constituyen un ejercicio de rock lírico sin precedentes. Algunos eran tiempos medios y lentos ya en origen, como es el caso de "Estás (cuando te vas)", "Suéñame" o "No se hable más", escogido como cara B del single; pero al menos la mitad son versiones semi-acústicas de cortes más bien cañeros de la primera etapa del grupo, que ganan en profundidad manteniendo la base rockera por medio de la batería de Chema. Tal es el caso de verdaderas joyas como "Traspiés", "Miedo" o "La paella", este último destilado como un fino country-blues que conserva todo su espíritu original festivo y chocarrero pero haciendo ahora exhibición del valioso bagaje acumulado por años de depuración técnica. En todos ellos Josele modula su voz con claridad y delicadeza; más que cantar, interpreta sus propias letras, modulando todo un abanico de cadencias donde los timbres cálidos suavizan su inconfundible deje rasgado. La guitarra de Manolo interviene nítida y preciosista.
"Canción de cuna", un interesante experimento en el que Fino canta y Josele agarra su bajo, hace de transición a una segunda parte más plenamente eléctrica que vuelve a sorprender por la diáfana instrumentación y los detalles en la ejecución. De nuevo como despistando, LOS ENEMIGOS escogen temas de velocidad media -"El ring", "Hasta el lunes"...- y, con la incorporación de teclados y percusión a cargo de Pablo Novoa, extraen a su propio sonido calidades escondidas. "La carta que no...", una emotiva canción sobre el amor después de la vida, probablemente la versión más acabada del trabajo, se edita como cara A del disco sencillo. El cd termina con un indiscutible clásico, "Soy un ser humano", otra joya joya tallada con dedicación para el deleite de propios y extraños. En suma, estamos ante un producto que parece encargado a un artesano virtuoso capaz de cuidar los detalles de una gran obra de orfebería musical. La producción tiene sin duda tiene bastante que ver en esto.
Grabado en directo en sendos bolos celebrados en Salamanca los días 5 y 6 de diciembre de 2001, el disco ha sido masterizado en enero de 2002 en los estudios Sonoland. Hasta aquí todo normal. Pero en la producción, Carlos Martos ha estado esta vez acompañado del propio Fino Oyonarte. Y es que el grupo se ha implicado en este trabajo como nunca lo ha hecho antes. Una banda que comenzó su andadura en un sello independiente y que en su momento no tuvo remilgos para fichar por multinacionales, vuelve a hacer una vez más gala de su insobornable autenticidad decantándose esta vez por la autogestión. En efecto, tras librarse de ataduras con las discográficas, LOS ENEMIGOS se han lanzado a editar ellos por primera vez su propia obra, sirviéndose de su sello discográfico Al-Kilo Discos, que hasta ahora sólo daba cabida a los formatos en vinilo de sus trabajos. Al-Kilo edita el cd, así como el tradicional vinilo, doble vinilo blanco, con dos temas añadidos, "Camarerito" y "Amor de Madre". También producen ellos el video de los conciertos, grabados por Alex Calvo-Sotelo, que se pondrá a la venta a partir de marzo, asi como un DVD con el mismo contenido que el VHS más la inclusión de imágenes de la Gira por Mexico, del Agapo y de la grabación de "Gas" . El resultado de todo esto es una nueva vuelta de tuerca: pues "CANCIONES ESCONDIDAS" es un directo que suena tan esmeradamente bien que parece grabado en estudio. Más que un ciclo que se cierra, Josele, Fino, Chema y Manolo se despiden con la cuadratura del círculo.
LOS ENEMIGOS se separan cuando son ya parte de la memoria colectiva de la juventud española, y cuando viven un rotundo presente. Es sólo que, como decía el malogrado Alberto Haro, a quien Josele dedicó el segundo disco del grupo: "Antes morir que perder la vida". Seguro que seguirán haciendo lo que tan bien saben hacer: ser excelentes músicos porque son personas auténticas.
Pablo Sánchez León
"OBRAS ESCONDIDAS" fecha salida 19 de febrero de 2002 Alkilo Discos.
+ info: SAGRARIO LUNA: 91 369 01 22 / LUNAPRO@terra.es ALKILO DISCOS: alkdiscos@hotmail.com
ATTRACTION MANAGEMENT: 91 843 02 98 / attraction@attraction-management.com
EL DIABLO-GRANVIAMUSICAL: eldiablo@granviamusical.com

LOS ENEMIGOS SE DESPIDEN EN SU MEJOR MOMENTO
El grupo dice adiós a sus seguidores con una gira y un nuevo disco.
JOSE MANUEL GOMEZ www.elmundo.es


Los Enemigos se despiden en su mejor momento: «No queríamos convertirnos en funcionarios», explicó ayer el bajista Fino Oyonarte en el transcurso de una rueda de prensa en la que el cuarteto anunció su gira de despedida, que comenzará el 1 de marzo en Valencia y finalizará el 5 de abril en la sala La Riviera de Madrid.

Oyonarte lleva algún tiempo preparando un proyecto paralelo(Clovis) con su compañera Cristina Plaza como Los Enemigoscantante. El batería Chema animal Pérez tiene previsto dedicarse al teatro a partir de ahora.El guitarrista Manolo Benítez reconstruirá un viejo proyecto propio y el cantante Josele Santiago ya está preparando nuevas canciones.

«Lo más difícil es decirle a la peña que nos vamos», expresa Pérez el sentir de todos. Pero los seguidores del grupo podrán degustar por el momento su nuevo disco Obras escondidas (1985-2002 , que fue grabado en el teatro Bretón de Salamanca los días 5 y 6 de del pasado mes de diciembre. (Hoy miércoles realizan a la 18:00 horas un acústisco en la FNAC de Madrid).

Representantes del rock madrileño en un tiempo en que se llevaban las tribus urbanas, Los Enemigos nunca han traspasado la frontera de la comercialidad y nunca han sonado en las radiofórmulas, pese a lo cual han construido una carrera muy sólida que conectaba con el rock de Leño.

El rock español pierde una banda perfectamente reconocible con una personalidad bien definida: «La fórmula, gracias a Dios, no existe. Hombre si te dedicas a copiar, si vas detrás, vas a llegar tarde por capullo», declara Manolo Benítez. «Queremos despedirnos de nuestra gente viéndonos las caras. Hemos crecido con el directo y vamos a morir en directo».


Temas favoritos

A la hora de escoger las canciones favoritas Fino Oyonarte se decanta por La cuenta atrás y Desde el jergón. En cuanto a los discos Josele menciona sus tres preferidos: Ferpectamente («el subidón que te da el primero no te lo da nadie», dice); La vida mata y Gas. El nuevo disco, Obras escondidas (complemento del grandes éxitos Obras Escocidas) tiene una serie de alicientes para los coleccionistas. El álbum aparece a través de Al-kilo discos, el sello de la banda, y contará con una edición en vinilo blanco que llegará a las tiendas en marzo, del mismo modo que el vídeo y el DVD, que tendrán un generoso minutaje dedicado a su gira mexicana. «Nos ha faltado sacar la caja de singles», explica Fino; «lo dejamos por imposible».

Desde el jergón
Carta de Josele de fecha indefinida extraída del web de Oxcar.

Me acuerdo perfectamente porque aquella mañana amanecí en mi casa. Luego me duché con el champú del gato y, ya en la calle, el carnicero me mandó al carajo cuando le pedí una caña. Me acuerdo perfectamente porque aquella mañana amanecí en mi casa. Luego me duché con el champú del gato y, ya en la calle, el carnicero me mandó al carajo cuando le pedí una caña.

Decididamente, aquél iba a ser uno de ESOS días. Con frecuencia la culpa se alía con la dignidad, y entonces se alumbra mayormente soltura y desparpajo. Al menos en el plano práctico.

Decidí pasear y lo hice. Pero en cuanto decidí guardar silencio me sentí tan solo que, con la naturalidad que otorga la urgencia, me incorporé al primer evento social que me salió al paso. Resultó ser una cola que, me dijeron, venía a cuento de inscribirse en un prestigioso concurso de bandas de rock. Y vive Dios que lo ganamos. Porque yo tocaba en una banda de rock. Siempre de chinorri, había querido hacerlo. Y ahora, que subidón, nos daban 300 pepinos, nos invitaban a tocar en Grecia y, gloria a Dios en las alturas, nos grababan un disco. Toma ya.

Cuando entras en el estudio de grabación por primera vez lo haces como si fuera lo último que hicieras en la vida, pero a los 10 minutos caes en la cuenta de que todo esto no ha hecho más que empezar.

En ese momento entiendes que, en algún recóndito escondrijo perdido entre todos esos botones, se oculta toda la magia que andabas buscando.

De alguna manera puedes intuir los colores que te faltaban y te dices: "Ahora o nunca, socio. A por ellos". Son ya 15 años de búsqueda. Enfrente de nosotros han ido desfilando posmodernos, garajeros, nuevos rockeros, viejos rockeros, punkis, pospunkis, poperos, grunjes, latin-rockeros y algunas otras cosas todavía más raras si cabe.

Por nuestra parte, muchos se bajaron del barco. Algunos directamente naufragaron. Y otros pocos, aún a sabiendas de que no había vuelta atrás, y echándole dos cojones y un palo, se apuntaron: Fino, Chema y Manolo. Y un servidor de Uds, Josele. Señoras y señores: Los Enemigos. Por supuesto que no estuvimos solos. Gracias, Paco, Javi, Mariano, Cris, Mariño, Carlitos (Martos)...y gracias, Lalo.

Sin embargo, al final no estaban los colores en los estudios de grabación. Tampoco estaban en las carreteras. Desde luego que no estaban en las estéticas. Y menos aún en las éticas. Ni siquiera en las químicas estaban. Entre desertores y náufragos estaban. Entre kamikazes. Entre las cuerdas de una guitarra. Entre los sobacos de un fan sudao.

Nosotros nos sentimos cada día un poco más libres.

Nos enorgullece llamarlo música.

Desde el jergón.

Josele Santiago.

Enlaces

Foro dedicado a Los Enemigos en esta mísma página.

Web oficial con foro.

En El País de las Tentaciones del 8 de marzo.


Los Enemigos
Por Álvaro Núñez "Zienzia"
Buscador
Publicidad
Banner Rock CD
Publicidad - Leyendas del Rock 2019
Publicidad - El Tridente. Tienda online de Maldito Records
Publicidad - Gira de Tregua - Kilómetro a Kilómetro
Publicidad - Los Amanece Producciones - Alquiler de furgonetas
Publicidad - Anúnciate en Manerasdevivir.com y nuestras redes sociales
Publicidad - Rock City. El espacio cultural de referencia en Valencia
Publicidad - Mis mejores pesadillas. Nueva novela de Luis Punk
Publicidad - Festival Rivas Rock 2019
Publicidad - Ktolicos - Nuevo disco
Publicidad - MCD: Abierta Contratacion
Publicidad - Nuevo disco de Malas Pulgas
Publicidad - GSR Producciones