Manerasdevivir.com - Noticias del rock

18 de septiembre de 2021 | Publica tus noticias A veces duele más que un látigo, vivimos bajo un cielo hermético

Doctor Deseo. Paisajística del deseo en escala 1:1.

Mayo de 2010. Por Kike Babas y Kike Turrón

Un disco lleno de paisajes emocionales que brillan bajo el sol del deseo y se mojan bajo la tormenta del deseo; todo en la escala más próxima, la escala de la piel. “Deseo, cartografía imposible”, trabajo temático que hace el número doce de una carrera que va creciendo disco a disco en motivación, profundidad, interpretación y mensaje. Francis Díez, vocalista susurrador de emociones y compositor de pop mayúsculo, hombre de liguero rojo, nos cuenta todo sobre lo nuevo de su longeva banda.

Os ha salido un disco conceptual, todo el trabajo gira alrededor del deseo.

Pensamos que llamándonos Doctor Deseo ya era el momento del doctorado sobre el deseo. En realidad es una travesía por los mares del deseo, una especie de cuaderno de bitácora en el que pueda haber mares plácidos, soleados y preciosos, pero también grandes tormentas. Un disco de aprendizaje sobre el deseo. Creemos en la revolución del deseo, las sociedades que no se permiten desear son sociedades neuróticas y por lo tanto manejables. No hacemos distinción entre lo individual, lo social y lo político, pensamos que es un disco tan político como cualquier otro, el deseo también es político, de hecho todas las ideologías y las religiones se han encargado de abolirlo, de intentar hacerlo desparecer.

Del disco dices que, musicalmente, nos podemos encontrar el norte y el sur, oriente y poniente.

Hemos jugado en todo con la “Cartografía”, hemos intentado ampliar la expansión del deseo. Nos hemos dicho: a por todas, el deseo aspira a todo, a una mejora continua. El deseo más humano posiblemente sea la curiosidad, el conocimiento. Musicalmente hemos ampliado nuestra perspectiva: hemos trabajado con guitarras Fender limpias y distorsiones medias, que evocan el r’n’r original, ahí vemos poniente el oeste. Nos apetecía tirar al mundo de Las Mil y Una Noches, el mundo de Sherezade, que contaba historias para no perder la cabeza, nosotros cantamos canciones para no perder la cabeza, hemos tirado a los mercados persas, a las noches que he pasado en Marrakech bailando en sus discotecas, en sus cabarets, de ahí esos sonidos árabes, esas pinceladas. También hemos tirado bastante hacia el sur, temas bastante aflamencados, guitarras flamencas, voces aflamencadas, de alguna manera hemos abierto el panorama. Y desde luego esta hecho desde el norte, desde Bilbao, por lo tanto hemos tirado a los 4 puntos cardinales, un disco muy expansivo en ese sentido.

Explícanos por favor el estribillo de “Tuyo es, mío no” que dice: Quiero ser tu esclavo para que sepas que servirte es mi placer / El hombre más libre para que nunca puedas tenerme del todo…

El deseo aspira a muy lejos, y como tío aprecio cada vez más el valor de la entrega absoluta. Aunque todo tiene sus mediadas. Los tíos hemos pecado mucho de ello, de entregarnos de una forma absoluta, entonces la canción habla de un juego de connotaciones eróticas, provocando adrede. Tiene que haber un juego entre la sumisión absoluta y mantener una independencia, es un buen sitio para que el deseo se mantenga siempre intacto. El deseo lo confundimos con el capricho y a veces lo confundimos los tíos con nuestras pollas, muy católicas ellas, que con la represión y el efecto muelle deciden follarse todo aquello que se mueve, aunque eso no deja de ser un capricho de pollas muy católicas. El deseo es otra cosa, bastante más serio, y si se trabaja hay que ir hasta el fondo, hasta el final.

Vuelves a adaptar un poema de Edorta Jiménez, Sodomako sagarra.

Es un escritor vasco, de él hice nuestra primera canción en euskera, Tracy Lord. Edorta es un buen amigo, nos apreciamos y nos respetamos, entre nosotros hay cariño y admiración. Le llamé para ver si tenía alguna letra en euskera y justo estaba terminando un libro de poesía. “Genial” , me dijo, “me gustaría que lo vieras”. Fue un placer, estuve con él todo un día, traduciendo, me estuvo recitando. Incluso cambiamos palabras, buscando la más adecuada, casi construyendo la canción con él, es un lujazo que el poeta te recite, te hable de donde vienen las cosas. De ahí salio La Manzana de Sodoma una canción preciosa que habla de la inversión de roles, con una frase última muy bonita: hazme sentir como tiembla el mundo en los espejos.

En Lágrimas de placer cuentas con la Leioa Big Band.

Nuestro primer batería y guitarrista, Josu Monje y Jesús Belmonete, militan en una Big Band que hay en Lejona, a veces iba a verlos, me parecían una maravilla. Surgió la idea con el director Oskar García, de poder hacer un tema nuestro arreglado por un big band. Ha sido un placer muy gordo, tener a 20 elementos que iban de los 12 años a los 60 entre profesores y alumnos. Nos apetecía por enriquecer y mostrar la exuberancia del deseo.

En Chocolate y vainilla se escuchan los coros del stoniano "Simpatía por el diablo”.

Los hus-hus evocan a ellos, sí, son rollingstonianos, evocan al “Simpatía”, fue cosa del técnico de sonido, Iñigo Etxebarrieta, que se apuntó a tocar pandereta y hacer esos coros.

De nuevos has contado con las poderosas, evocadoras voces de Anari y de Aiora (Zea Mays) para doblar la tuya.

Soy fan de ambas, y como fan que mejor que poner mi voz al lado de la suya. Son dos de las voces más emocionantes que tenemos, para mi es una maravilla. Aiora ha grabado un montón de veces con nosotros, cuando no viene a los directos se la hecha de menos. Anari ya grabó en Sexo, Ternura y Misterio e incluso tenemos en proyecto poder hacer alguna historia.

El provocativo pero elegante diseño del disco, con el culo en portada y los cuerpos desnudos en el interior, corren a cargo de Lur Merino.

Ella es nuestra diseñadora de cabecera. Nos conoce desde hace un montón de tiempo, es la que mejor puede sacar partido al grupo a partir de unas ideas muy generales que le podamos dar. Ella, como una miembro más del grupo, ha diseñado los últimos discos, estamos encantados de cómo trabaja. La idea del culo en la portada salió por que una vez apareció en un concierto una chica de Barcelona que llevaba tatuado encima del culo la palabra deseo, y de esa simbología del deseo tatuado en nuestra piel surgió la idea. Portada y contraportada son sendos culos y en el cuadernillo una especie de construcción del cuerpo donde cada parte tiene sentido. Reivindicamos que cada poro de nuestra piel, cada parte de nuestro cuerpo, sea objeto y sujeto del deseo, y por otra parte este disco está escrito desde ahí: desde la piel, desde el cuerpo, es el principio y el final de todo.

Como grupo se os ve muy compenetrados, muy cuajados.

El último en llegar fue Toro, que ya lleva cuatro discos, ocho años. La banda está muy asentada, en ese sentido funcionamos como una maquina muy bien engrasada, con todos los peligros propios de quien pasa mucho tiempo junto: a veces hay una serie de roces o incluso broncas, que en verdad lo que hacen es crear vínculos más intensos entre nosotros pues tenemos capacidad para solucionar nuestras cosas. Todo eso se nota encima de un escenario, se nota lo que disfrutamos.

24 Años de existencia de Doctor Deseo, no sé si eres de echar la vista atrás.

No suelo ser muy dado a las biografías, en realidad dicen que el tiempo es caricia para quien nunca lo cuenta. Lo hecho está muy bien, es currículo, es background, pero ahora mismo estamos en este momento y es lo único que nos importa, el ahora. Ahora mismo, después de currar un año para parir este disco, acabamos de pasar todos los miedos que se tienen cuando pares a la criatura: el cómo va a funcionar, qué va a pasar con ella, y queremos plasmar todo nuestra emoción en conciertos intensos, que podamos pasar un par de horas que nos cambien un poco.

Hoy en día eres solo enterainiment, pero durante años compaginaste el oficio de músico con el de panadero.

Era un oficio que yo elegí: hacer pan con las manos, tres días a la semana, repartía en un sitio precioso. Al principio lo eché mucho de menos, de tal manera que la última semana de trabajo dormí en la panadería todas las noches para saber de qué me estaba despidiendo, pero ahora mismo está la dedicación plena a la música, me acuerdo evidentemente de ello, pero la entrega es total a la música, siempre lo ha sido, pero ahora aun más.

En la gira anterior hicisteis varios conciertos como teloneros de Extremoduro.

Hicimos unos cuantos conciertos en lugares donde luego volvíamos, fue una experiencia guapa, te veía mucha gente, como las 20.000 personas en Getafe, luego siempre hay gente que se queda contigo. Por otra parte aquello fue un baño de humildad, sobre todo cuando llevas mucho tiempo y te toca ejercer, con todo el orgullo, de telonero. Fue volver un poco a los orígenes, gente que no te conoce a la que tienes que conquistar, es otra actitud, te vuelve mas humilde, más tranquilo, te pone en tu sitio.
Después notamos que al volver a los sitios había más gente, caso de Barcelona o Madrid.

En una ocasión que compartimos cartel salías a escena tú solo con la guitarra, nunca más te he vuelto a ver repetir esa jugada.

Siempre estoy abierto. A veces hago eso en nuestro concierto, incluso cantar a capella. A veces, fuera de temporada nuestra, nos permitimos funcionar como El Deseo del Doctor, siendo una parte del grupo. Por ejemplo hicimos de teloneros de Zea Mays, la banda de Aiora, ella ha estado tantas veces con nosotros que fue un gusto abrir para ellos: tocamos 7 temas con viola, piano y guitarra flamenca. Según viene la vena, salen experiencias de estas.

Como viajero impenitente háblanos de alguna de tus últimas incursiones en tierras lejanas.

Cuando acabamos la gira pasada estuve por la zona más norte del Mar Báltico, en Laponia, una fantasía que siempre tuve. Siete días atravesándolo con un pequeño trineo, un lugar increíble, buscábamos pequeñas islitas que tenían cabañas y nos perdíamos entre atardeceres increíbles sobre el hielo y auroras boreales que te podían hace llorar y hasta que se te congelaran las lagrimas. Un territorio increíble, liso e infinito. Todas las imágenes del cielo son de una exquisitez y una exhuberancia, algo mágico realmente. También nos pillaron unas tormentas muy bestias. Nos sentimos muy vivos.

Qué lecturas y qué escucha nos recomendarías.

El último de Anari, Irla Izan, es increíble, me ha entusiasmado y un disco de Pablo Guerrero, Luz de tierra, cantando a poetas extremeños, Pablo era para mí una reliquia de la adolescencia, y me ha parecido un auténtico genio, a la altura de Cohen y esta gente. De libros ahora estoy leyendo El Amante, de Marguerite Duras, lo leí de quinceañero y he querido retomarlo ahora, con mi visión actual. Y recomiendo a San Juan de la Cruz y el Bilbao-Nueva York-Bilbao de Kirmen Uribe.

Fotos

Próximos conciertos

  • 29 de mayo - Donosti
  • 13 de agosto - Ejea de los Caballeros (Zaragoza) - Festival Luna Lunera
  • 13 de agosto - Ejea de los Caballeros (Zaragoza) - Festival Luna Lunera
  • 5 de septiembre - Tobarra (Albacete) - Festival Aupa Lumbreiras

Enlaces

Crónica del concierto en Madrid

Reportaje de la rueda de prensa de presentación

www.doctordeseo.com






Licencias: El texto de este reportaje está protegido por una licencia permisiva BY NC SA de Creative Commons.

Buscador
Publicidad
Banner Fito
Publicidad - Rock CD - Líderes en Fabricación de CDs
Publicidad - Rapsodia Libertaria Ed. Coleccionista
Publicidad - Rapsodia Libertaria Ed. Coleccionista
Publicidad - GSR Producciones
Publicidad - Los Amanece Producciones - Alquiler de furgonetas
Publicidad - Gira de Ciclonautas

Array