F*ck The Censorship 2019

Logotipo Manerasdevivir.com

12 de diciembre de 2018 | Publica tus noticias Necesito que te calles

Jorge Ilegal y Los Magníficos. Lecciones de swing por el profesor del rock.

Diciembre de 2012. Por Kike Turrón y Kike Babas

Compositor, cantante, guitarrista y personaje clave en el rock estatal al frente de Ilegales, el asturiano Jorge Martínez decidió hace cuatro años aparcar su proyecto de toda una vida para iniciar una especie de tesis musical en la que investiga e ilustra los estilos que, de un modo u otro, han dado vida al rock tal y como lo conocemos hoy en día.

Un tipo inquieto y salvaje, de los que nunca se aburre, de los que no se casa con nadie, inconformista por naturaleza. Buscador y coleccionista de canciones y grupos, docto conocedor de la historia del rock, también irreverente y salvaje, directo y afilado. Todo el mundo guarda en su memoria algún estribillo, al menos, de su vasto catalogo de canciones. Jorge es toda una personalidad dentro de este negocio, tocó el cielo del éxito en los años ochenta, manteniéndose escéptico ante las modas y fiel a su manera de entender el rock and roll, en los noventa publicó cuatro discos de una intensidad envidiable y ahora, en el siglo XXI, ha decidido mostrar su maduración rebobinando la historia del rock hasta llegar a sus orígenes. No todo el mundo es capaz de mantener más de treinta años de carrera con tanta autonomía, tanta garra y tantas ganas y tras eso, dar una nueva vuelta de tuerca a su trayectoria con tan acertados resultados.

Hace unos meses se publicó El Guateque del hombre lobo, segunda entrega de Jorge Martínez desde que dejó de funcionar con Ilegales en España, que no en las Américas, donde sigue ofreciendo actuaciones puntuales según lo requiere la demanda. Este nuevo disco sigue la senda iniciada por su predecesor, es decir, contiene canciones que bien podrían haber sido grabadas hace cincuenta años (al loro, que en el disco están temas compuestos por Alberto Cortez y Palito Ortega). Un fenómeno que se acusa más en esta segunda entrega ya que hay la misma cantidad de temas originales que de versiones, seis en cada balanza.

Una vez más, el enigmático Jorge Martínez se ha encerrado en el sótano de su casa (su estudio la Casa del Misterio) para registrar un disco magistral, acompañado de un grupo solvente y concienciado de la dirección e intención de estas canciones, ricas en texturas.

He leído que un accidente obligó a suspender la gira del anterior disco, el primero de Jorge Ilegal y los Magníficos.

Fue una rotura. El dedo del saxofonista. Así que aprovechamos para ir a Sudamérica con Ilegales, Colombia, México y Ecuador. Cuando volvimos hicimos algunas cosas. Pero si, hubo problemas. Este saxofonista tiene un estilo muy especial y eso hacía que no le pudiese sustituir por nadie más, un tipo imprescindible.

Para este disco has reformado la banda. ¿Qué motivos ha habido?

Hemos fichado a un monstruo al contrabajo, David Vázquez. Tengo la mejor sección rítmica con la que he tocado nunca, pero si, hemos quitado el vibráfono, una lástima, para un disco está bien y está muy bien recuperar ese instrumento, pero su presencia resultaba demasiado constante… lo he cambiado por un teclista que también es trompetista, guitarrista, en fin, un tipo que toca ciento y pico instrumentos, y también dirige orquestas, se llama Jorge Méndez y es un elemento de cuidado.

¿Todos son asturianos?

En Asturias hay muchos músicos buenísimos, de hecho, muchos mercenarios que están por ahí tocando con grupos son asturianos. Hay una explicación. Las Romerías dan de comer a un buen montón de músicos, así que muchos músicos de jazz o de rock, para ganarse la vida, se unen a orquesta de baile. Así pueden dedicarse a la música y vivir de ello sin hacer otro oficio. Todo ello ayuda a que mejoren y se hagan profesionales. Pasa lo mismo en Galicia.

Hay mucha diferencia entre este disco y el primero que sacaste sin Ilegales…

Una diferencia abismal, si. El primer disco fue una ruptura brutal con la carrera de Ilegales. Digamos que ahí se trataba de abrir el muestrario. Este segundo disco queríamos que fuese otra cosa, buscábamos canciones cortas y que hubiese tanto versiones como temas originales. Suena como la música entre 1957 y 1962, todo tocado con instrumentos de la época.

Este disco transmite sensibilidad, un adjetivo que no cuadra mucho con tu identidad.

Bueno, “La casa del misterio” es una canción que está en el primer disco de Ilegales y es sensible, es cierto que hay mucha brutalidad en mi carrera, ha sido por momentos realmente violenta.

Pero, ¿Por qué recuperas ahora esa historia del rock? ¿Era lo que tu escuchabas cuando eras niño?

Tenía siete años cuando el twist llegó a España. Lo escuchaba, claro, en esa época bailaban Twist hasta los perros, fue una liberación, era un baile que se podía hacer sin pareja, muy libre. Y si, me trae esa nostalgia, no lo voy a ocultar. Hay canciones en el disco como “1962” o “Me está llamando”, que avisan de los problemas de la nostalgia, y sus peligros.

Hay alguna canción en este disco que habla de la realidad que vivimos, la crisis y todo esto…

Si, las hay. Estamos viviendo un periodo histórico realmente oscuro, y hay que afrontar un montón de problemas… cualquier guerrero, y cada uno de nosotros tenemos que serlo en estos tiempos que corren, necesita un descanso. Nosotros lo que queremos es aportar ese descanso, pero sin olvidar que tras el descanso, hay que luchar. Eso no hay que olvidarlo, al igual que no hay que olvidar que hay que vencer. Tenemos que aportar las vitaminas que concedan un descanso, pero que aumenten las posibilidades de victoria.

La portada del disco es muy cinematográfica…

La hizo David Morei, es nuestro manager, un gran cantante de tangos. Es de esa gente que lo hace todo bien, que por suerte hay algunos. La idea parte del monstruario de los años sesenta. El hombre lobo soy yo y la chica es una muy buena amiga, y la verdad es que parece un fotograma de una película de serie B.

¿Te gusta este tipo de cine?

Me gustan este tipo de pelis, la verdad. Y sigo comprando vinilos, claro, tengo una muy buena colección. No solo tengo disco de rock, que también, pero me gusta alimentarla con otras músicas, es una lástima porque muchos de ellos ya están muy deteriorados. De lo último que me he mirado ha sido ha sido uno de un artista llamado Pedro Flores, una canción llamada “Obsesión”… pero los coleccionistas ya saben de esto y ponen los precios muy caros. Era una pizarra, pero al ver el precio, en fin, ya lo bajará.

En las fotos salís súper maqueados, trajes a medida, ¿Cómo es eso?

Sí, estamos poniéndolos en la gira, claro. Veremos cómo terminan. El mío ya ha ido a la tintorería, ¡y eso que yo tengo dos! Tuvimos problemas con esto, los únicos sastres competentes ya estaban jubilados y hubo que convencerles… en cuanto escucharon nuestra música, quedaron convencidos y aceptaron el encargo. Ellos tenían esos patrones, los habían fabricado en los años 50. s ropa para bailar el Twist, muy ceñida, apenas te puedes sentar… esa moda llegó desde Sudamérica, pasó a los USA y de ahí lo fagocitan los ingleses. Los Beatles, muchos años después, vistieron algo parecido. Y ahora nosotros.

Me puedes explicar el porqué de cada versión que has metido en el disco?

Empezaremos por “Popotitos”, la música del “Bony Moronie”, de Larry Williams, un tema que he intentado cantar un poco más rabioso que la de los mexicanos Teen Tops. “La Plaga” está porque siempre me gustó, de niño siempre me intrigó. “Despeinada” es una canción de Palito Ortega que yo conocía por los Hooligans, un grupo argentino. Conseguí un disco original de ellos en México. También esta “16 Toneladas”, una canción del año 52 de Merle Travis que he traducido, es una canción que ha hecho todo el mundo y yo no podía ser menos. También he hecho “Problemas”, de Elvis, la he traducido directamente y encajó a la primera, sin más. Nunca he entendido lo de cantar en inglés, en mi caso sería comprensible pues hago conciertos por Estados Unidos, pero esos grupos que no van nunca por allí, no se, no entiendo un pijo eso de cantar en inglés. Mucha gente me ha dicho que si eran versiones algunas de las que he firmado yo, que le sonaban a clásico y no, son mías. Mis favoritas son las tres primeras del disco, ninguna de ellas es versión.

Vaya, parece que todo se inventó en Sudamérica… mira lo del punk.

Si, los Saicos. La verdad es que es un continente maravilloso, me muevo mucho por allí con Ilegales. No soy de los que dé la razón al público gratuitamente, solo cuando la tienen hay que dársela, pues bien, allí me alegaban que Ilegales habían tocado 30 años por España y que todo el mundo había tenido oportunidad de acudir a uno de sus directos, y que ellos no habían dispuesto de esas oportunidades y que se las merecían… y les he tomado la palabra.

O sea, que sigues yendo allí a tocar con Ilegales.

Lo hago, pero me cuesta. Cambiar el chip de una cosa a la otra no es sencillo. Pero mira, quizá recuperemos varias canciones de Ilegales y las hagamos con este rollo. Pero cambiar el chip de una cosa a la otra cuesta, cambia mucho. Pero si, seguimos teniendo demanda desde allí y cuando podemos vamos, por supuesto.

En directo, ¿has logrado en este tiempo cambiar el chip de la peña o siguen queriendo escuchar a Ilegales?

Ha sido un cambio muy radical y nosotros hemos potenciado ese radicalismo de estilos. Salimos y explico que voy a hacer swin. Y me hago un tango entre las primeras canciones, deberíais venir a los directos para comprobar que es así. La cosa acaba en rock and roll, claro, la cabra tira al monte, lo llevo en la sangre.

Tienes tu propio estudio, La Casa del Misterio, ¿Qué tipo de estudio es?

Es un estudio con todo lo que hace falta, suena muy bien, me he gastado un pastón, sin cosas superfluas.

¿Recuerdas cuanto ha sido el máximo tiempo que has estado sin estar en este del rock, ya sea componiendo, viajando a un bolo, grabando…?

La verdad es que siempre estoy con esto de la música. De vez en cuando me tiro tres o cuatro días en el bosque, entre bichos, perdido… me voy por los bosques. Este año me han vacunado contra la rabia, me mordieron unos perros salvajes, bueno, sé que no hay rabia en España, de modo que solo me he puesto una vacuna, paso del resto, a ver si me vuelvo hombre lobo.

El texto de esta entrevista está protegido por una licencia permisiva BY NC SA de Creative Commons. Enlace a este contenido: http://www.manerasdevivir.com/entrevistas/2012/jorge-ilegal

Las fotos son propiedad de Jorge Ilegal.

Buscador
Publicidad
Publicidad Rosendo - Ni presunto ni confeso
Banner Rock CD
Publicidad - Rock City. El espacio cultural de referencia en Valencia
Publicidad - GSR Producciones
Publicidad - Nuevo disco de Brote
Publicidad - Los Amanece Producciones - Alquiler de furgonetas
Publicidad - Mis mejores pesadillas. Nueva novela de Luis Punk
Publicidad - Leyendas del Rock 2019
Publicidad - MCD: Abierta Contratacion
Publicidad - Nuevo disco de Isabel Marco
Publicidad - XXX Concurso Villa de Bilbao