Manerasdevivir.com - Noticias del rock

21 de septiembre de 2021 | Publica tus noticias A veces duele más que un látigo, vivimos bajo un cielo hermético

Entrevista a Leiva. Dueño de su planeta

Abril de 2014. Por Kike Turrón y Kike Babas

Su disco ya es oro al mes de su publicación, la gira va colgando carteles de agotado por donde quiera que pasa, en las capitales grandes ha ampliado fecha, las buenas críticas son el reguero que deja este artista madrileño a su paso por cualquier escenario, parece que su carrera se dirige directa al firmamento... él prefiere tomarse todo con calma, no dejarse llevar por el caudaloso torrente que le rodea, aunque, en ocasiones, resulta complicado.

Uno de los atractivos de Leiva es verle crecer en cada disco, en cada etapa de su carrera, siempre me ha parecido algo bonito ver de cerca ese desarrollo y ese enriquecimiento en un artista, y con Leiva me sucede. Tuve la suerte de conocerle cuando Pereza despuntaban, contemplar aquel inusual ascenso que se frenó en seco tras la separación del dúo artístico que lo formaba. Leiva volvió a levantar vuelo, confiando en su estilo, en su característico timbre y en su envolvente concepto melódico, esta vez con su nombre propio en la portada del disco. El primer paso fue Diciembre, un disco que le permitió recorrer con solvencia una España en plena crisis y dar el salto a Argentina para reconfirmar su presencia en aquel país, ahora nos llega Pólvora, un cedé tamizado de otro modo aunque con indudable personalidad, un disco donde se asoma la previsible madurez que el flaco madrileño coronará en unos años.

Los directos siguen siendo recitales de rock, intensos y con una súper banda que garantiza un par de horas de disfrute pleno, shows donde se dan la mano la emoción de sus medios tiempos y el desboque de los más acelerados, estribillos para corear, frases que se graban en la mente. Leiva tiene muy claro el concepto musical que quiere transmitir y, como un director de orquesta, sabe darle a sus músicos las señales concretas para lograrlo. Hemos charlado con él en exclusiva para saber un poco más de este nuevo capítulo de su carrera artística.

Este disco lo has grabado con Carlos Raya, un tipo que ha firmado algunas producciones superventas, imagino que eso se mira a la hora de contratarle. ¿En que otras cosas te has fijado de Raya para querer trabajar con él?

Raya es un tipo especialmente completo. Guitarrista excelente, productor con mucha experiencia, muy buen ingeniero y un tipazo. Siempre me apeteció trabajar con él y al él conmigo. Pero nos lo decíamos con la boca pequeña. Necesitaba reencontrarme con una banda en el estudio, repartir responsabilidad, tener una perspectiva de fuera y estar más a la interpretación que a tomar decisiones de si este micro o el otro. Raya era mi hombre. Su visión total de la música, me daba mucha confianza. Hemos disfrutado como enanos grabando.

Sé que es difícil de decir o imaginar, pero ¿habría sonado muy diferente este disco de haber sido producido solo por ti?

Hubiera sido diferente, claro. A nivel de sonido he crecido mucho con Carlos y Joe Blaney. Sin duda ha sido un acierto cambiar la manera y alterar el guión. Me ha dado vida y he aprendido mucho también. Esa era otra cosa que necesitaba, seguir aprendiendo.

Se encuentran en este disco diversas alusiones a la droga, expresiones que familiarizan con la química; por ejemplo, en "Pólvora" dices prisioneros de las drogas delicadas, en "Afuera en la ciudad" dices cada vez que me lo pides vuelco, en "Del hueso una flor" escribes quiero miles y miles de drogas. No sé, dime el motivo o tu opinión sobre el tema.

Las drogas están presentes en todos ámbitos, sectores y clases sociales. Difícil escribir sobre la vida y que no entren las drogas. Son como los coches, conviven con nosotros. Nunca fui muy drogota, pero me he quedado a gusto. A veces te cierran bien un verso y es casi una licencia literaria y otras veces como en "Palomas" o "Afuera en la ciudad" es claramente un guiño o un símil perfectamente aplicable a una relación o a algún demonio.

A diferencia de Diciembre, veo este disco más luminoso, más potente, ¿qué otras diferencias estableces tú entre uno y otro?

Quizá la mayor diferencia está en la manera de afrontar la grabación. Grabar con la banda en directo le da una vida y una emoción especial a la interpretación. Y eso se nota al escuchar Pólvora. Diciembre era un disco más acústico, más madera y quizá más Tom Pettyano. En Pólvora no hay guitarras acústicas apenas, es un disco eléctrico y más conciso. Más vivo y menos introspectivo, creo yo. A nivel estilístico no creo que me haya un cambio notable, por el momento no tengo la necesidad vital de cambiar de onda.

El teclista César Pop es, por así llamarlo, tu fiel escudero, alguien que se ve muy cercano a ti, no solo a la hora de salir de gira ¿Cómo es esa relación?

César es amigo mío desde hace 13 años. Se vino a vivir conmigo a Madrid cuando teníamos 20. Hemos crecido juntos tanto musical como personalmente. Sigue viviendo a dos calles de mi casa en el barrio, es mi compañero de carretera, de noches, de días, de canciones. Yo digo siempre que es el mejor amigo del músico. Toca con una pasión que cuesta encontrar otro como él. Tanto Pop como el resto de la banda somos un equipo muy unido, nos admiramos los unos a los otros y funcionamos como una banda. Tomo las decisiones de repertorio con ellos y vamos todos a una.

En cierto modo os habéis creado una especie de fraternidad: Xoel López, Quique González, Iván Ferreiro... quizá También Tarque, ¿es así o es solo el reflejo que nos queda a los fans?

Somos buenos amigos. Yo tengo una banda (o he tenido) con cada uno de ellos. Aquel viaje a Argentina que hicimos todos, nos unió un montón. Al menos en mi caso con todos. Con Carlos la amistad vino por otro lado y también llevamos años tocando y formando bandas juntos. Es una generación interesante, si lo piensas cada uno tiene su onda musical, pero todos nos encontramos en las canciones. No hay prejuicios, hay un compadreo muy sano y lo más importante de todo es que todos nos alegramos de los éxitos de los demás. Cero competitividades. Nos echamos un cable cuando hace falta, componemos juntos, entramos, salimos... Somos amigos!

Desde pronto has tenido relación con los grandes, te puedes bandear entre Sabina, Calamaro, Loquillo, incluso Bunbury, vaya que no solo os saludáis, que con unos y otros has trabajado... ¿qué te ha acercado a esos nombres y como ha sido pasar de una admiración a una (llamémosle) amistad…

La verdad es que todo ha sido de manera natural. Nos hemos ido encontrando y cruzando en shows, grabaciones, camerinos... A pesar de la amistad que tengo con ellos, nunca se me olvida el privilegio que es poder componer, grabar o girar con figuras tan importantes y cruciales en la historia del rock en castellano. Les admiro enormemente a todos. Han sido mi escuela y he aprendido mucho de cada uno de ellos. ¡Las jornadas con Joaquín o Andrés en el estudio son mágicas! Es como ver a Zidane entrenar. Compartir tablas con Loco, Enrique, Jaime o Ariel es una Master class de saber estar sobre un escenario. Son unos bicharracos con mucho oficio y dignifican esta hermosa profesión.

Todos han sido muy generosos conmigo siempre y les estaré eternamente agradecido.

Está clara tu cadencia y tu devoción por el rock setentero, casi más que sesentero, todo eso se traslada a modelos y marcas de instrumentos…

No es lo antiguo por lo antiguo. Un instrumento antiguo mal cuidado es peor que un instrumento nuevo mal cuidado. Es cierto que hay décadas donde se hicieron guitarras especialmente acojonantes como es los 60. Es un mercado caro y peligroso, pero cuando sale bien es una gozada. Yo tengo varias Telecasters antiguas, alguna batería Slingerland, Ludwig... Compro muchas cajas Supraphonic 70's.

Mi última adquisición es una Telecasters del 69 que llevaré en la nueva gira. Es un guitarrón, tiene un grano precioso y está muy bien cuidada. Raya por ejemplo tiene un equipo antiguo alucinante. Una colección de guitarras y amplis perfectamente cuidada. Esa es la clave, el mantenimiento y que estén funcionando constantemente. Paco Loco también tiene un equipazo antiguo.

Eres un tipo que escucha música y que lee sobre música, por favor, dinos 3 discos y 2 libros que estén rulando ahora mismo por tu casa... y que no nos podemos perder.

Flaming pie de Mccartney, Thanks I'll eat it here de Lowell George, Y Ovunque proteggi de Vinicio Capossela. Y libros Pregúntale al polvo de John Fante y Pistola y cuchillo de Montero Glez.

Has hablado en alguna entrevista sobre una canción que grabaste con Fito Cabrales y Tarque, un rock 60's, con Tarque es evidente que hay hermandad, ¿cómo fue la experiencia con Fito? No está en el disco pero saldrá, ¿no?

Con Fito siempre está todo bien. Lo pone todo muy fácil siempre. Es más majo que el copón y le gusta tanto tocar que da gusto estar con él. Lo pasamos genial grabando y quedó muy bien! Su estrofa la hace totalmente suya, parece suyo el tema! Pronto saldrá la canción. Es un rock and roll clásico y divertido. Sin más, para pasarlo bien.

Y de Tarque que voy a decir. El mejor cantante de rock que tenemos. Nuestro Joe Cocker. Y sí, haremos ruido con esa canción, un poco más adelante.

Imagino que cada vez cuesta más seleccionar el set list del directo, cada vez más temas que la gente quiere escuchar, ¿cómo te has enfrentado a esa lista de canciones que girarán esta temporada?

Hace un par de semanas, en el hotel (Bilbao), estuve confeccionando un primer boceto del repertorio que llevamos en directo. Hostias... Cada vez es más difícil. Tenía muchas ganas de tocar temas nuevos y Pólvora sonará casi al completo. Hay que ver que saco de Diciembre y hacer algo de Pereza. Me apetece recuperar "Windsor", por ejemplo. Conforme vayan sonando en el local, iremos tomando decisiones. Ahora en frío me imagino cosas pero tengo que escucharlas primero. Supongo que hay que encontrar un equilibrio entre lo que te apetece tocar a ti y lo que quiere escuchar la gente, ¿no?

Tu no actúas en conciertos gratuitos, no aceptas contratos en fiestas patronales gratuitos, salvo contadísimas excepciones.

Lo de no hacer gratuitos es una decisión que tomé hace varios años. Ya hicimos la mili de estar girando durante años como peonzas en todas las fiestas de todos los pueblos. Llega un momento que necesitas saber cuál es tu público de verdad y tocar para los que te quieren ver de verdad. Evidentemente es un lujo poder elegirlo, pero también es un riesgo. Te la juegas tú. Si hay gente ganas, si no, pierdes. Creo en ese tipo de carrera y espero poder seguir manteniéndola.

Por supuesto hay excepciones y en ocasiones me han propuesto carteles gratuitos que me han gustado y lo hecho sin problema. Si me gusta lo haré. Con Iván y Xoel lo hicimos en Riazor el verano pasado y fue un conciertazo.

Enlace a este contenido: https://www.manerasdevivir.com/entrevistas/2014/leiva

Buscador
Publicidad
Banner Fito
Publicidad - Rock CD - Líderes en Fabricación de CDs
Publicidad - Rapsodia Libertaria Ed. Coleccionista
Publicidad - Rapsodia Libertaria Ed. Coleccionista
Publicidad - GSR Producciones
Publicidad - Los Amanece Producciones - Alquiler de furgonetas
Publicidad - Gira de Ciclonautas