Manerasdevivir.com - Noticias del rock

29 de septiembre de 2021 | Publica tus noticias A veces duele más que un látigo, vivimos bajo un cielo hermético

Rosendo. Tantas canas como razones.

Diciembre de 2013. Por Kike Turrón y Kike Babas

A punto de cumplir los sesenta años, Rosendo lanza su nuevo disco, Vergüenza Torera (Warner Music), un disco que no toca el tema de lo taurino, que se mantiene fiel a su estilo y que levanta la voz contra la actual situación política en el país, además de cavilar sobre la madurez personal de quién lo ha compuesto. Rosendo, crítico con él mismo y con lo que le rodea, escéptico con lo que pueda venir desde arriba, feliz por poder vivir de la música, nos recibe en las oficinas de Warner, en Madrid.

Nada más llegar a la sala de reuniones asignada para hacer la entrevista, Rosendo me cuenta exultante que ya se han agotado las entradas para verle en directo en Sevilla. Está metido en la gira de presentación de este nuevo disco, el circuito habitual de salas. Le pregunto por la sensación de tocar en estas salas de nuevo… “Ha habido un tiempo en que las salas apenas funcionaban, y ahora es trabajar en una época en la que no se trabajaba, y muy bien, son salas medianas que me funcionan muy bien, que tienen buenas condiciones”.

Vergüenza Torera, el disco número quince en su carrera, sigue el rumbo de sus predecesores, letras afiladas que se revuelcan sobre palabras del idioma de Cervantes ocultadas por el paso de los años, solos de guitarra que cabalgan como pura sangre salvajes, estribillos que dan con el dardo en la diana… y, claro, una base rítmica soberbia y con personalidad que alumbra todo este camino descrito.

En fin, que como dice el dicho popular, Rosendo sigue siendo el único Mercado fiable… y si tienes tus dudas, ya lo sabes, visita su web, hazte con el disco y sal a verle en directo.

En muchas entrevistas dices que te estás marchando de Madrid, ¿es eso cierto?

Sí es verdad que me apetece salir de aquí, pero ya sabes que todo se exagera y se engorda. Ahora tengo un sitio a donde ir y sí, me apetece marcharme al pueblito en Burgos, claro que sí. Además, ahora tengo un estudio allí montado, por lo que ya, si voy, voy a hacer algo y aprovecho. Pero es un asunto, sobre todo, de edad. De todos modos, ahora con los conciertos y todo esto tampoco me cuadra el escaparme.

Bueno, es la edad y que Madrid está hecho un asco en todos los sentidos.

Descarado… pero en mi caso me da igual Madrid que cualquier otro lugar. A mí ya no me gusta salir como hacía antes, no me apetece.

Ya veo, entonces llevas una vida de pueblo verdaderamente: pan, periódico…

Es realmente pequeño, solo hay una tienda que abre tres días por semana. Lo bueno es que estoy a treinta y tantos kilómetros de Burgos, por lo que tengo cerca todo lo necesario.

Entonces este disco se ha fraguado en esa calma.

Sí, lo he trabajado allí. Pero, vamos, el concepto se tiene en la cabeza, el lugar físico… me acuerdo cuando estaban Bloque, que eran de Santander, o los grupos catalanes que, en fin, sí se marcaba en su música su procedencia geográfica de algún modo. Yo tengo el carácter de haber nacido en Madrid y eso no me lo borra nadie, pero en mi música no creo que se marque ese carácter, pero llevaré Madrid en la sangre para siempre… y el pueblo para el fin de semana, ja, ja, ja.

Te he oído comentar, referente a la crisis en el mundo de la música, que, en el fondo, una parte de la culpa ha sido el que ha habido conciertos gratuitos para el público, pagados por los ayuntamientos, que han acostumbra a ese público a ver las actuaciones sin pasar por taquilla.

Bueno, pero maticemos. No he tenido la culpa, no hemos sido nosotros los culpables de esto, a mí el ayuntamiento me pagaba lo mismo que si se pusiese una entrada, y ese ayuntamiento me contrataba y, en muchas ocasiones, yo no sabía si había que pagar entrada o era gratuito. Con el tiempo hemos comentado entre nosotros: esto lo estamos devaluando nosotros mismos. Aunque yo cobraba, el espectáculo era gratis.

¿Y cómo vas sacando tus conciertos ahora que eso ha cambiado?

Este año pasado me quité de en medio, y lo hice mirando que el año anterior habíamos hecho todos los festivales. Me dediqué a componer este disco, tranquilamente, con lo del pueblo que hablábamos antes. Y ahora estamos presentando el disco. Pero vamos, que si miro atrás, desde hace tres años realizamos la mitad o menos de conciertos que hacíamos hace años.

Tú no te planteas eso de cruzar a las Américas ahora que aquí está feo, e intentar allí hacer parte de la gira.

Nunca he tenido esos contactos… no tengo el cuerpo para aventuras, hace algunos años me llamaba la atención pero, ahora mismo, salvo alguna garantía seria, no me marcharía a vivir una aventura que no deseo conocer.

El disco, al parecer, tuvo otro título, Orgullo de Miserables, a mi me gustaba más.

A mí también me gustaba más. Lo que pasa es que resultaba más evidente por ser el título de uno de los temas.

Y se ha quedado esta frase, lenguaje taurino, que habla de la valentía que debe sentir el torero y el miedo o vergüenza a no ser valiente y hacer bien su faena.

No soy aficionado a los toros, pero me gusta el lenguaje taurino, esa jerga de dichos y frases tiene mucha gracia. Me he leído muchas crónicas y, al margen de lo que haya sucedido en la corrida, los escritos tienen mucha gracia.

Hay una canción que se llama “Haciendo cábalas”. ¿Hablas de ti en esa letra?

Como en muchas otras canciones mías, se trata de un diálogo. Quizá esa es la razón por la que hay gente que no se termina de enterar. Hay dos personajes en esta canción, el currante, que se siente muy orgulloso de su trabajo y de ser tan responsable. Luego está el otro personaje, o la voz de su conciencia, que le dice: "tú eres un pringao, ¿no ves que se están riendo de ti mientras te sacan la sangre?" Me gusta utilizar ese tipo de diálogos en las canciones, pero sí, quizá habla de mí, me identifico con ambos personajes, la verdad es que soy un currante y me lo creo, y con el otro, que me advierte que me están utilizando.

Otra es “Venga vueltas”. ¿Hablas de la ley, de la policía? ¿De qué exactamente?

Se trata más bien de decir: "vamos a volver a empezar". Cuando parece que toda va bien, como en este país ha sucedido, ahora toca regresar al pasado, quitándonos libertades, derechos que habíamos logrado… la otra voz habla de lo contrario, dice que la mano dura es la que necesitan todos estos que luchan por tanta libertad.

“Dubitando” es una canción que habla de ti y ahora, ¿no?

Sí. Es la duda, ¿qué estoy haciendo? Ya sabes, lo existencial… y la imagen es esa, cuando estás en tu intimidad a la luz de las farolas, preguntándote qué demonios pasa aquí.

Luego está la rara, “A remar”, con letra de tu hijo Rodrigo.

Me he hecho a la idea de que en cada disco Rodrigo me pasará alguna letra. Le pasé una línea de referencia con la guitarra e incluso la melodía de la voz de referencia. Y ya él se lo trabaja. Hay un cuarteto de cuerda, algo que ya hace tiempo tenía ganas, me da mucho rollo, impresiona. Y esta vez encajó a la perfección, un acierto.

Una tónica en tus discos, es disfrazar la voz con algún efecto, en ocasiones, estribillos o detalles, ¿de dónde sale esta práctica?

Es cosa del técnico, ja, ja, ja. Soy un clásico, ¡cuánto más limpio mejor! Ja, ja, ja. Bueno, delego porque sé que me aportan cosas, detalles que van a dar gracia… soy muy lineal, Kike, por mí no pasaría nada sorprendente. Ese trabajo ya es del productor, a mí me gusta y me hace gracia, esos detalles sutiles que hacen del disco algo especial. Todo eso lo notamos, sobre todo, cuando tenemos que pasar esos temas al local para hacer el ensayo para los directos.. ahí vemos todo lo que no podemos hacer entre los tres… y se nota, ja, ja, ja. Es la gracia de grabar discos.

Por último, el otro día te vi en un programa de la tele, este de Melendi y los viejitos rockeros. ¿Qué tal? ¿Cómo te dejaste liar?

¿Ya lo pasaron en la tele? ¿Bien? Mira, me plantean ir a debates de política, o para hacer cosas raras como el Hormiguero, a mi me gusta hablar de política y temas sociales, pero me gusta hacerlo con mi gente, en el bar o donde sea, pero no en televisión. En este caso me hablaron del programa este, me contaron la idiosincrasia del concurso y me dijeron que les iban a hacer cantar un tema mío. Y fui a participar, pero mira, lo hice tan solo por el hecho de ver a 15 jubilados cantando el “Agradecido”, sin más. La verdad es que me queda muy poquito para poder apuntarme a ese programa, ja, ja, ja. Todavía ha habido quien me critica: "tío, ¡con Melendi!" Pues mira, Melendi no me ha hecho nada malo, la verdad, pero además el programa no es de Melendi, es de esos señores y señoras que cantan rock con esa edad, con esa gracia, haciendo temas de los Queen en inglés. No me jodas, es muy grande y salí encantado. No se trataba siquiera de ir a promocionar el disco, ni me pagan por hacer esas cosas… Pura anécdota.

Hace unos meses salió la bio de Leño, ¿qué tal te han hablado de ella?

Bien, tiene mucha gracia el libro, se lee del tirón, todo anécdotas, en fin, para mí ha sido un buen viaje en el tiempo y creo que lo será para todo el que venga de esta quinta, se que ha funcionado muy bien y que a la peña le está encantado.

Rosendo


Escucha Vergüenza Torera en Spotify

Conciertos

13 diciembre: Madrid (Sala Riviera)

14 diciembre: Santander (Escenario Santander)

20 diciembre: Almería (Auditorio Maestro Padilla)

25 diciembre: Valladolid (Feria de Muestras)

Enlaces

Web Oficial Rosendo

Foro Oficial Rosendo

Enlace a este contenido: https://www.manerasdevivir.com/entrevistas/2013/rosendo

Buscador
Publicidad
Banner Fito
Publicidad - All Sounds - Booking and Promotion
Publicidad - Rock CD - Líderes en Fabricación de CDs
Publicidad - Rapsodia Libertaria Ed. Coleccionista
Publicidad - Rapsodia Libertaria Ed. Coleccionista
Publicidad - GSR Producciones
Publicidad - Los Amanece Producciones - Alquiler de furgonetas
Publicidad - All Sounds - Booking and Promotion
Publicidad - Gira de Ciclonautas