Manerasdevivir.com - Noticias del rock

21 de septiembre de 2021 | Publica tus noticias A veces duele más que un látigo, vivimos bajo un cielo hermético

The Hot Dogs. Pateando la línea del rock and roll.

Febrero de 2011. Por Kike Turrón & Kike Babas. Fotos de The Hot Dogs

Me dice el jefe que adelante con la entrevista, que conoce a la banda sobradamente gracias a las sudorosas y etílicas veladas de rock and roll acontecidas hace mucho tiempo en Bilbao. Yo no le cuento que mi primer encuentro con el grupo fue también de ese palo. Fue Kike Turmix quién me avisó: no te los puedes perder. Ocurrió en el Trilobite (mítico antro madrileño) y su primer disco estaba aún por salir, o sea, que serían mediados de los noventa. Los muy pendencieros dieron una lección de pose y rock sobre aquel escenario, insultantemente jóvenes, irreverentes, con pintas. Terminé mostrando el camino al water close al famélico Jon Iturbe para enseñarle mi cartera, ese macanudo frontman que me recordó de inmediato a un menguado Josetxo Bicho. Bestial. Llegaron sus dos primeros discos, "Rock & Roll Army 69" (1999, Safety Pin) y "Powerhouse" (2000, Safety Pin) y luego los perdí la pista, aunque supe que el flaco había sacado un disco bajo su nombre propio titulado "Sudden Deaths" (2002, El Beasto) al margen del proyecto que ahora nos ocupa.

En la revista Ruta 66 leí, en el año 2006, que se había vuelto a juntar y que lanzaban su tercer trabajo “III” (Rock On), disco al que no tuve acceso. Con este cuarto disco “Nothing but a bad day" (2009, GP Records) no quería que me pasase lo mismo… y lo he disfrutado, los chicos están en forma. Dosis de buena energía, potencia, mucha solvencia con las guitarras y una blindada base rítmica, sin trampas, sin trucos, directos al estómago, esas son las armas que maneja este quinteto.

Pero la cosa parece que se ha torcido hace unas semanas y The Hot Dogs se han vuelto a separar. Una noticia que nos llena de lástima y que nos hace interesarnos por los motivos de esta nueva separación. La oficina de management de la banda nos dice que es puro desgaste, que el grupo ha luchado por estar ahí pero que ni promotores ni salas (y por ende el público) muestran el interés necesario para que el barco pueda navegar, que es desidia y no enfrentamientos en el seno de la banda los que han terminado por provocar este triste final... que no creo que sea definitivo. ¿No está preparada la península para su dosis de rock energy? ¿Está la parroquia tan ciega que no sabe valorar a una banda auténtica y muy recomendable? Queremos pensar que la crisis es la culpable, aún sabiendo que estamos equivocados…

Con todos ustedes, Jon Iturbe, un tipo que vive (a trompicones) el rock and roll al frente de los Hot Dogs.

¿Por qué os pusisteis ese nombre de banda?

No lo sé, la verdad. En realidad ni me acuerdo. Ten en cuenta que éramos unos críos cuando empezamos. Supongo que no nos llamaríamos igual si hubiéramos tenido que bautizarnos ahora pero, bueno, la verdad es que tampoco tiene mucha importancia. Lo de los nombres es muy relativo una vez te acostumbras a ellos.

Vuestro cuarto disco, ¿hacia dónde habéis avanzado desde que empezasteis?

Básicamente a hacer lo que hacemos con mayor naturalidad. Al principio siempre te basas más en lo que escuchas. Idolatras más a determinadas bandas… todo es más en plan pretendo esto pero solo llego a aquello. Según adquieres sabiduría y confianza empiezas a encontrar tu propia voz. No somos una banda que oculte sus influencias, eso es obvio, pero estamos en un momento en que nuestras influencias se han sintetizado de una manera, digamos, orgánica.

En la portada plantáis vuestras caras, ¿os parece buen motivo?

Creo que sí, ya que la intención del disco en sí es del tipo “esto es lo que hay”. Sin trampa ni cartón. Oskar Pereira nos enseñó los contactos de la sesión y nos gustó esa foto al instante. Yo, al menos, lo ví clarísimo y el resto estuvo de acuerdo.

El disco tiene una edición en vinilo, ¿cuál es el motivo?

Romanticismo, supongo. Editar un disco hoy en día es bastante ruinoso, pero somos de la generación que compraba y aún compra discos. Además, si solo nos ciñéramos al asunto económico no haríamos nada. La música no nos va a dar de comer, así que, asumido eso, vamos a hacerlo lo mejor que podamos. Aunque solo sea para nosotros, démonos el gustazo.

¿De qué hablan vuestras letras? ¿Por qué cantar en inglés?

Mira, si cojo la guitarra en casa empiezo a cantar en inglés. Te comentaba antes que con el tiempo nuestro sonido es más natural. Pues para mí lo natural es cantar en inglés y me siento forzadísimo en castellano. Por otra parte la temática en el contexto rock está casi agotada. Ten en cuenta que son más de cuarenta años de tipos mirándose el ombligo y creyéndose el centro del universo. Cada vez me resultan más aburridas y sobadas. Las letras reivindicativas han dejado de tener sentido porque ya nada trasciende. Las poéticas ya no llevan a ninguna parte porque casi todo son clichés. Así que, estoy intentando dirigirme más a frases sugerentes que casen fonéticamente con la música y actúen como un instrumento más. Dentro de esa idea el idioma empieza a ser secundario. Se basa en sensaciones.

¿Qué música, libros o pelis te han influenciado a la hora de hacer el grupo y la música que facturáis?

La base de nuestras referencias son obvias: AC/DC, Stones… Nunca lo hemos negado ni encubierto. Hacemos rock y la quinta esencia del rock son estas dos bandas.

Ahora bien, con el resto de cosas que escuchamos cada miembro del grupo tiene su propia respuesta. Yo personalmente lo que más escucho es música negra en casi todas sus vertientes. Soul, Blues, Jazz, Gospel… También muchas bandas sonoras. Me está pasando un poco como con las letras. Cada vez busco menos singles y me interesa más la música que juega con los estados de ánimo. Respecto a la literatura, nunca he sido muy lector. Leo bastantes biografías pero pocos libros de autor. En lo que se refiere al cine soy muy clásico Hitchcock, Billy Wilder, Clint Eastwood… Y luego tengo mis fetiches personales como la saga de Superman y Rocky… me divierte mucho el cine palomitero 80’s y soy un auténtico devoto de la factoría Pixar.

A groso modo esos son mis gustos pero, en realidad, soy un melómano incorregible y compro también muchísimo cine. Lo que significa que hay mucho más de lo que he comentado. Tampoco es cuestión de alargar esta respuesta hasta el infinito. Todo depende del día que sea y mi estado de humor. Por suerte siempre queda algo por descubrir.

Nueva York no es Urretxu (Guipuzkoa), ¿en qué se llegan a parecer?

En lo único que se parecen es que en lo económico van como el culo. En lo demás ni se parecen ni tienen por qué hacerlo.

¿Qué queréis expresar con el título del nuevo disco?

Siempre hay que recordarse a uno mismo que esto no se acaba hasta que te mueres. Así que, mejor te despabilas e intentas darle la vuelta a los problemas cotidianos porque si no vas mal.

¿Qué planes tenéis entre manos?

Tanto a corto como a largo (esperemos) plazo nuestra intención es seguir tocando, componiendo y grabando. En general las cosas no están muy bien a nivel de asistencia en los conciertos y a veces llega a ser desmotivante. Pero bueno, es lo que hay.

¿Qué ha sido lo mejor y lo peor que os ha pasado con The Hot Dogs?

No existe lo bueno sin lo malo y viceversa. La cuestión es encontrar una razón por la que seguir haciendo lo que hacemos. Lo mejor son los momentos de euforia que supone ver que todo encaja. Lo peor cuando tienes la sensación de que no está pasando nada. Esto es como todo en la vida.

Licencias: El texto de esta entrevista están protegidos por una licencia permisiva BY NC SA de Creative Commons. Las fotos son propiedad de The Hot Dogs. Enlace a este contenido: https://www.manerasdevivir.com/contenidos/entrevistas/2011/the-hot-dogs/

Buscador
Publicidad
Banner Fito
Publicidad - Rock CD - Líderes en Fabricación de CDs
Publicidad - Rapsodia Libertaria Ed. Coleccionista
Publicidad - Rapsodia Libertaria Ed. Coleccionista
Publicidad - GSR Producciones
Publicidad - Los Amanece Producciones - Alquiler de furgonetas
Publicidad - Gira de Ciclonautas