Manerasdevivir.com - Noticias del rock

22 de septiembre de 2021 | Publica tus noticias A veces duele más que un látigo, vivimos bajo un cielo hermético

Ilegales. Adiós, amiguitos.

Mayo de 2010. Por Fernando F. Garayoa. Fotos de Ilegales

Ilegales se despiden. Esta es la entrevista que Fernando F. Garayoa publicó en el Diario de Noticias de Navarra y que ha cedido a Manerasdevivir.com.

“QUEDAN MUCHOS HUECOS PARA SER SALVAJES... PORQUE TODOS ESTÁN EN EL OTRO LADO”

‘Adiós, amiguitos’, última gira... Pero, Ilegales, ¿se despide o se suicida?

Ilegales siempre han vivido su vida por el método suicida, siempre se han arriesgado mucho... Hemos caminado por una senda bastante estrecha, y así es muy fácil caerse a un lado o a otro. Digamos que es un suicidio - reconversión, ya que, a partir de 2011, arrancamos con un nuevo proyecto, Jorge Ilegal y los Magníficos. La historia es que Ilegales se creó porque era un grupo necesario, desde Europa ha muerto a Quantica o Tiempos nuevos, tiempos salvajes era necesario un grupo con ese tipo de actitud y ese tipo de música. Pero, en este momento, también es muy necesario recuperar unas raíces que han sido desechadas sin ningún miramiento durante años y que yacen sepultadas en el lodo de las actuales orquestas de baile, que casi no tocan y llevan todo pregrabado. Estuve viendo algunas este verano y, la verdad, no sé si se ríen del público o están diciendo: “Miren qué ridículo hacemos”.

Para tu nuevo proyecto hablamos de tangos, boleros, twist...

Sí, hablamos de todo eso, y de los joropos, guajiras, guarachas... Músicas muy interesantes que son caminos abandonados totalmente en favor de fórmulas mucho más pegajosas y mugrosas. Por eso es interesante recuperarlos; eso sí, con cierta elegancia. El problema es que para llevar el proyecto adelante hubo que conseguir instrumentos de época...Y hacerse con un micrófono de 1937 de altísima gama es una operación difícil; y lo mismo ocurre con las guitarras de los años 30 ó 40, de marcas como Vega o Slingerland. Bueno, más que difícil es carísimo. Cuando me metí en esto, ya pensaba queme iba a suponer una pasta, pero cuando llegó el momento de pagar un contrabajo de 160 años, la cosa se puso un poco heavy. Pero hay que hacerlo, joder, esto es necesario porque muchos grupos de ahora no van a poder hacerlo, por falta de pasión o por falta de cualidades; joder, si muchos no dan la media ni para un karaoke (risas), cómo van a cantar estas cosas. Además, hace falta una laboriosa investigación musical, y la gente es muy vaga hoy en día, oye casi siempre lo mismo. Así que nos toca hacerlo.

Curiosamente, el adiós llega en uno de los mejores momentos de la banda, si no el mejor.

El otro día me decía Julián, de Siniestro Total: “Joder, Jorge, siempre estuviste majara, vas a dejar Ilegales ahora que estáis en el mejor momento, no tienes remedio”. Y es que Julián, cuando bebe, dice cada verdad... Si no bebe, no, porque es muy gallego y los gallegos son muy diplomáticos. El caso es que Julián tiene razón, lo dejamos en el mejor momento, siendo cabezas de cartel en el festival de Benicassim, nos llaman de un montón de sitios, en América está prevista una gira por los mejores locales, es posible que toquemos en New Jersey, Los Ángeles y Miami... Pero es crucial recuperar esas raíces, que están siendo taponadas por música anglosajona; y es que, con esto del blues y la tónica dominante o subdominante (de la tonalidad), parece que han inventado la música popular cuando en toda la tradición europea y parte de África se utilizan esos tres acordes. ¡Esto es una rebelión, coño! Parece que en Estados Unidos lo han inventado todo ellos, algún día patentarán el agua y el fuego. ¡Ya basta, hay que decirles que no! Estamos postulados ferozmente contra esa impostura autoral. Aunque el proyecto arrancará en 2011, ya lo probamos en directo en el pasado Actual de Logroño y en otros dos bolos más, y funcionó de puta madre. Pero lo paramos porque Ilegales se merecía un año de despedida en condiciones.

Hablando de recuperar, en un país en el que habitualmente no se hacía mucho caso a los músicos veteranos, parece que, por fin, el público y la crítica vuelve a responder a grupos como Ilegales, Barón Rojo, Loquillo, Barricada, que superan los 25 años sobre los escenarios; aunque todavía quede mucho por hacer en este sentido.

Lo que ha sucedido con Ilegales es anómalo, en el sentido de que la gente nos esté redescubriendo ahora; la verdad es que los últimos diez años han sido un subidón constante. Pero esto no es la regla general, suele ser al revés. Por otra parte, también habrá incidido el hecho de que los conciertos de Ilegales, en los últimos años, son muy largos,muy duros, con un ritmo tremendo, con muy buen sonido y que incluyen más de 50 canciones; y así nos va, que nos cortan en las discotecas, por eso empezamos muy puntuales. Hay que tener en cuenta que esto no es una gira alimenticia al uso, eso me repugna, ésta es una gira en la que se trata de darlo todo. Igual que lo de editar la caja, nosotros no pensábamos vender los discos que se están vendiendo; simplemente quisimos poner en una caja las 126 canciones Ilegales para que quienes estén interesados puedan tenerlas, es una especie de documento que va a quedar ahí. Y, por supuesto, también lo hicimos para tenerla nosotros. La verdad es que éste es el momento, por eso hay que dar una serie de conciertos cojonudos y esforzarse en ellos con la máquina muy engrasada; además, vamos a seguir dando cosas porque me parece lo más higiénico, nada de repetirse.

Además de aportar, en estos tiempos edulcorados y ‘light’, ¿quedan huecos para ser salvajes?

Quedan muchos huecos para ser salvajes... Porque todos están en el otro lado. La parte salvaje no es visitada con frecuencia, y a mí me encanta, me parece un buen sitio para estar.

“Toda la verdad del rock and roll no se debe contar”, ¿por qué?

Es cierto, porque hay muchas cosas realmente sucias. Y sobre todo hay mucha estupidez en el rock. Una gran parte de mis compañeros de profesión son tontos de los cojones... Se montan un personaje, se rodean de mil seguratas, evitan el contacto con el público, con el que sólo son amables desde el escenario... A mí no, a mí me gusta tomarme copas con el público, y lo hago. Son unos buenos compañeros y, además, una magnífica fuente de información; se aprende muchísimo del público, digamos que es un mecanismo de retroalimentación. Y vamos a dejarlo aquí porque corro el riesgo de empezar a descalificar gente (risas).

¿Es cierto que, además de los Magníficos, tienes la intención de lanzarte a componer música clásica?

Es cierto. Siempre estuve muy interesado en armonías estables. Por ejemplo, La casa del misterio, incluida en el primer LP, es una obra sinfónica, hecha a finales de los 70, que se reconvirtió en cancioncilla pop. Enamorados de Varsovia, por otra parte, para tocarla como quiero hay que distribuir la orquesta de una forma diferente para conseguir que el sonido avance de otra forma. Ya sé que se ha hecho, pero yo experimentaría con la colocación porque hay obras que piden otra distribución. Llegado el día sí quiero meterme con la música sinfónica, y de hecho tengo contacto con directores, así que podría ser factible.

UN POCO DE HISTORIA

Yo dejé la facultad de Derecho y decidí que iba a trabajar ocho horas diarias en la música. Es decir, de tal hora a tal hora, escuchaba música psicodélica; de tal otra a tal otra, jazz; después practicaba cuatro horas con la mesa de mezclas y luego tocaba un poco. Llegó un momento en el que vivimos en el local del ensayo. Pedíamos discos a todo el mundo para escuchar y seguíamos la política de devolverlos en muy buen estado, perfectamente limpios. Teníamos un plato muy ajustado en el que oíamos todo con atención y varias veces. Cuando llegamos a Madrid por primera vez, con Ilegales ya estaba montado desde casa, conocíamos los amplificadores, conocíamos la mesa de mezclas, cuáles eran las frecuencias que podían realzar el sonido de la guitarra, cuáles eran las que teníamos que evitar y sabíamos al primer golpe de oído qué frecuencia se estaba acoplando. Nosotros montábamos y desmontábamos las guitarras semanalmente; lo mismo que se hacía en el ejército con las armas, lo hacíamos con las guitarras, y siempre las teníamos en perfecto estado de revista. Fue una formación dura, pero había que asumirla si queríamos hacer algo realmente bueno. Una vez que supimos hacerlo, fuimos a comérnoslo a Madrid... Además, nosotros sabíamos movernos un poco a nivel empresarial y el equipo que llevábamos era propio, de tal manera que aquello fue como quitarle un caramelo a un niño porque aquellos idiotas no tenían ni puta idea de nada, eran una pandilla de subnormales que estaban todo el rato mirándose al espejo y echándose tintes nuevos; me sorprendió porque hablaban de ese tipo de cosas. Cosas que a mí me importaban una mierda y, a veces, me daban un asco, joder.

LETRAS

Me ha sorprendido comprobar que las letras Ilegales tienen cabida en los Magníficos. En este proyecto no sólo hacemos versiones, un 50% son canciones originales pero sumergidas en ritmos como el chachachá o el tango, que admiten una mayor flexibilidad y tienen, incluso, más vocación literaria que el rock and roll. Os vais a sorprender; joder, me he sorprendido hasta yo. Me di cuenta de que un montón de cosas que no cabían en el repertorio Ilegal por fin tomaban forma; por fin había dado con el vehículo. Esmás, ahora tengo un montón de vehículos diferentes, entre los que no se excluye el rock and roll, lo que sucede es que hay cosas en italiano, en francés... En España se consumió mucho rock en italiano a finales de los 50 y principios de los 60. Yo recuerdo, de pequeño, escuchar un montón de música cojonudísima en la radio, hasta que te ponían la folklórica de turno.

www.jorgeilegal.com

En esta página, que está funcionando como un tiro, colgaré una carta de despedida y, posteriormente, el manifiesto magnífico, en el que daremos las razones por las que asumimos tal empresa”

LOS PASODOBLES

Odio los pasodobles, me cago en su puta madre, te lo juro por el bigote de Isabel Pantoja. Yo, de niñato, toqué en orquestas de baile para poder pagarme una guitarra y un amplificador, y en ellas aprendí muchas cosas, porque eran años en los que eran dignas, la gente sabía tocar y contaban con muy buenos músicos, profesionales tremendos que tenían 60 años... Pero cuando llegaban los pasodobles siempre me distraía, me ponía malo. No soporto ni los pasodobles ni las rumbas, quedan proscritos de Jorge Ilegal y los Magníficos.

EL REPERTORIO

Habitualmente variamos el repertorio, no llevamos un orden preciso. El local, el momento y otro tipo de fuerzas influyen en la elección del repertorio. Por ejemplo, últimamente nos hemos topado con una serie de fuerzas magnéticas, que nos han generado problemas de acoples y ruidos; por eso vamos a proceder al blindado de las guitarras. Lo que intentamos es sacar partido al repertorio hasta el último segundo.

ILEGALES

Creo que me he demorado mucho con Ilegales, pero es que son cojonudos. Pienso que a mí se me puede exigir hacer otras cosas y no tenía que haberme demorado tanto en esta banda por puro placer, ya que, en cierta manera, se contrae un deber. En este sentido, Los Magníficos es un proyecto que debía haber entregado antes, y también tenía que haber escrito y otras cosas... Pero me tiré a devorar la vida con tal ferocidad...

Fotos

Próximos conciertos

  • 15 de mayo - Bilbao
  • 20 de mayo - Salamanca
  • 29 de mayo - Barcelona
  • 18 de junio - Granada
  • 19 de junio - Sevilla
  • 25 de junio - Pravia (Asturias)
  • 16 de julio - Castellón

Web

www.los-ilegales.com






Licencias: El texto de este reportaje está protegido por el copyright de su autor, Fernado F. Garayoa, lo mismo que las fotos, que son propiedad de Ilegales.

Buscador
Publicidad
Banner Fito
Publicidad - Rock CD - Líderes en Fabricación de CDs
Publicidad - Rapsodia Libertaria Ed. Coleccionista
Publicidad - Rapsodia Libertaria Ed. Coleccionista
Publicidad - GSR Producciones
Publicidad - Los Amanece Producciones - Alquiler de furgonetas
Publicidad - Gira de Ciclonautas